jueves, 12 de abril de 2007

MÚSICA, LECTURA Y ENFERMEDAD



Como casi todos los días tengo la bandeja de entrada de mi correo electrónico abarrotada, cientos de mensajes basura que voy borrando con rapidez. Es muy probable que en alguna ocasión, acuciado por la premura, pueda hacer desaparecer alguno de ellos importante, pero es que a veces es desesperante tanto residuo repugnante. Entre los pocos que se salvan de la quema hay uno que procede de mi hermano, se trata de uno de esos correos que van circulando de grupo en grupo hasta llegar a ti, aunque este es curioso, son unas fotos realizadas desde el ángulo perfecto: una gimnasta realizando un ejercicio en el aire sin que se vea la cabeza, un billete doblado que coincide con la mitad de la cara real de una persona, un tipo sujetando con el pie la torre inclinada de Pisa, un soldado que parece que se lava un tercer pie, una estatua encestando en una cesta un balón de basket, una mujer asiática besando desde la distancia a la esfinge de Giset…

Mientras escucho nuevos discos de grupos y solistas de otra época que me traen muchos recuerdos agradables, aquel legendario grupo llamado América, ¿os acordáis?, ha grabado nuevo disco y suena muy bien, practícamele como si no hubiera pasado el tiempo, se titula “Here and Now” y es muy recomendable. También Bryan Ferry, el apuesto galán del mítico grupo Roxy Music ha sacado nuevo disco basado en las canciones de Bod Dylan. Junto a ellos un grupo, hasta ahora desconocido para mi, por tanto nuevo descubrimiento, con un sonido muy alegre y contagioso, se llaman Dexys Midnight Runners, es una banda británica de New Wave y Northern Soul, que alcanzó su mayor éxito a mediados de 1980. Para compensar, escucho también los nuevos sonidos de dos artistas que suenan admirablemente, Jarvis Cocker y Maximo Park.

Estoy acabando el libro de relatos “La máquina de follar”de Charles Bukowski, algunas revistas de arte, música y viajes, esperando comenzar a leer esta misma tarde “Hotel Honolulu” de Paul Theroux, recomendado por The Kankel.

Y todo esto debido a que estoy enfermo, tengo un fuerte dolor lumbar que me impide realizar las labores cotidianas, pero que a cambio me permite dedicar más tiempo a esa serie de cosas tan agradables para mí y que me permiten evadirme por momentos de la sensación aflictiva de mi cuerpo.

1 comentario:

ANA DE LA ROBLA dijo...

Espero que ya estés mejor. Besos.