viernes, 20 de abril de 2007

RESACA


Me he levantado con la resaca del programa que emitió anoche Televisión Española sobre el candidato popular Mariano Rajoy. Bajo el título de “Tengo una pregunta para Usted”, con una audiencia superior a seis millones de personas, el líder de la oposición respondió a setenta preguntas que le formularon varios ciudadanos en directo. Al igual que ocurrió con Zapatero, en el mismo programa, con la respuesta más curiosa (el café a ochenta céntimos de euro), la de Rajoy fue acerca de su sueldo. Alguien le preguntó si ganaba más de trescientos euros al mes y contestó que alrededor de seis mil (en los Presupuestos Generales del Estado de 2007 se le asignó un salario de 89.303,28 euros en 12 mensualidades y sin pagas extraordinarias, o sea, 7.442 euros al mes, una subida de 146 euros mensuales con respecto al año anterior).

Pero esa resaca no me importa tanto como la mía. Ayer me mandó un mensaje al móvil una amiga que actualmente expone en un café de mi ciudad, me invitaba a acudir allí a las diez de la noche, ciertamente es una hora bastante molesta para mí, suele ser la hora en que acabo de cenar y eso me condicionaba a adelantarla. Pero no importaba, estaba feliz, acababa de recibir mi alta médica y por fin el día era maravillosamente primaveral. Después de dos gripes prácticamente seguidas y una molestia lumbar de quince días, me encontraba felizmente repuesto y, además, tenía que hablar con esa persona sobre un asunto importante y algo urgente. Llegué unos minutos tarde, raro en mí, pero ella todavía no había llegado. Como me llevo muy bien con el camarero estuvimos hablando de lo divino y de lo humano, escuchando un cedé que le había regalado. Pasaban los minutos y no llegaba. A las once apareció con varios amigos y amigas disculpándose por el retraso. Durante ese periodo ingerí dos o tres cervezas. Luego pidieron comida a domicilio, por cierto estaba exquisita, y seguimos tomando cervezas, hacía diez días que no probaba el alcohol y me encontraba un poquito afectado, pero seguimos hablando. El novio de mi amiga tiene una casa rural en un pueblecito medieval y con encanto, hablamos sobre eso y sobre música en español. El bar donde nos encontrábamos se caracteriza por tener buena música, básicamente española, y esto nos animó a conversar acerca de los grupos españoles. Coincidimos en que Deluxe, Maga, La habitación roja, Carlos Vegas, Sunday Drivers, Los Planetas y unos pocos más se salvan de la quema.


Regresé a casa dando un paseo, hacía una noche excelente, no sentía ningún dolor y a la mañana siguiente no tenía que madrugar, todo me sonreía. Recordando algunas cosas que pasaron durante la noche concilié el sueño y dormí como un angelito. Hoy es otro día, me duele la cabeza y, además, tengo que conducir.

1 comentario:

C.C.Buxter dijo...

Al menos valió la pena. Peor habría sido pasar resaca a causa de una noche para olvidar (que es lo que suele pasar habitualmente...).

Feliz reencuentro con la salud.