miércoles, 3 de octubre de 2007

¿INSENSATEZ O INTOLERANCIA?


Monseñor Vicente Juan Segura
Hace unas semanas hice una parada técnica en Ibiza de dos días. Mi intención era alquilar una bicicleta y recorrer la isla de Formentera.
Ibiza sigue siendo la misma, una isla que se ha convertido en una sala de fiestas desenfrenada, por lo tanto no reúne las características adecuadas a mi personalidad. Aunque si que es cierto que disfrutas durante unas horas con la fauna que allí campa (y se exhibe) a sus anchas.
Nada más llegar recorrimos la playa y los chiringuitos de Cala d´en Bossa. Tomando unas galimbas en uno de ellos (pidiendo en inglés, por supuesto, allí a nadie le interesa el castellano), tuve que socorrer a dos británicos que se ahogaban mientras se bañaban en el mar y en sus vómitos. Obviamente ni pudieron agradecérmelo pero les deje tumbados en la playa salvos aunque no sé si sanos. Mi ropa empapada y la noche destrozada. A la mañana siguiente leí en un diario local la polémica sobre una exposición.

Ana de la Robla en su bitácora “Los panes y los peces” titula “Degenerados y otras hierbas” en una nueva entrada. Escribe sobre la Iglesia Católica y sus acólitos. Voy al grano: “El arzobispo de Colonia califica de “arte degenerado” una vidriera de 113 metros cuadrados de la espectacular catedral gótica colonesa, obra de Gerhard Richter. La vidriera medieval original, que fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial, permaneció hasta ahora sustituida por un cristal blanco que desmerecía artística y lumínicamente en la estética del templo. Gerhard Richter, uno de los artistas alemanes más reconocidos a nivel internacional, y con una trayectoria y una obra ciertamente indiscutidas, asumió el encargo de sustituir la vidriera y lo ejecutó de modo gratuito, en regalo y homenaje a la ciudad que le vio nacer. Y estaban todos tan contentos –la verdad es que no era para menos– cuando Meisner se descuelga con lo del arte degenerado en un sermón y la fastidia. Se queja Meisner de que la vidriera no sea figurativa –de haberlo sido, probablemente el calificativo hubiera sido “blasfema”– y afirma que el arte que no tiene por propósito la adoración de Dios es eso: arte degenerado”.

La polémica de Ibiza es sobre una imagen en la que Apolo contempla una escena de sexo homosexual con el Papa Juan Pablo II como protagonista pasivo. Jesucristo carga con la cruz, mientras en primer plano un ser (mitad hombre/mitad mujer) exhibe un pene sobre su boca.
Estas imágenes forman parte de las obras de Ivo Hendriks incluidas en la muestra colectiva “Vamos a Ibiza”, que se ha expuesto durante el mes de septiembre en la antigua iglesia de Santa María de Gracia, con la autorización del Ayuntamiento y el apoyo económico del Consell Insular de Eivissa
Los tres collages, realizados con recortes de revistas de Ivo Hendriks, contienen numerosas fotografías en las que aparecen Jesucristo, el difunto Papa Juan Pablo II sodomizado y varios iconos de la escenografía católica entremezclados con explícitas escenas de sexo homosexual.
En otra composición, un eclesiástico negro preside una escena en la que varios cuerpos masculinos desnudos rodean un tanque con la leyenda «Unidad Táctica». El Obispo de la Diócesis de Eivissa, Vicente Juan Segura, decidió tomar cartas en el asunto y anunció que acudiría «personalmente» a ver las obras expuestas en l'Hospitalet para poder expresar luego una opinión fundamentada.
En un comunicado, el Obispado de Ibiza asegura que ha solicitado telefónicamente a la directora del Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza la "retirada inmediata y urgente de las imágenes de la exposición que ofenden los sentimientos de los católicos".
En cuanto a la obra en cuestión, la directora del Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza aseguró que se trata "de un tríptico sobre soporte visual y, por tanto, al estar retroiluminada, posee unas transparencias y unas superposiciones de imágenes que en ningún momento representan la supuesta sodomización".

La concejala de Cultura, la socialista Sandra Mayans, se limitó a responder que «los políticos no entran a hacer crítica de arte» y se amparó en el «respeto a la libertad de expresión del artista y de aquellos a quienes les pueda parecer más o menos artística la exposición».

Una nueva polémica está servida.

6 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

Nada mejor que ver para opinar. Sobre esa polémica en particular no he querido pronunciarme, dado que me parecía indispensable acceder a alguna imagen del montaje, y la verdad es que no he podido. Como bien has puesto de manifiesto, me he pronunciado claramente en contra de las astracanadas episcopales sin ningún empacho. Pero en este caso, si realmente existen esas imágenes de Juan Pablo II sodomizado, o en mitad de tales fiestas, pues qué quieres, no me parece bien. Pero no me parecería bien que usaran la imagen de Juan Pablo II, la de Zapatero, la de Rajoy ni, puestos a decir, la mía. La misión del arte no es ofender, por mucho que la ofensa se enmascare detrás de la apelación a la sobada y maltratada libertad. Y últimamente hay mucho arte que es ofensivo: ofensivo para la inteligencia, para el buen gusto, para las creencias de determinadas personas. Astracanes del arte también tenemos muchos. Probablemente más que los ensotanados, que ya es decir. En fin. Besitos.

Luis López-Cortés Martínez dijo...

Yo tampoco me he pronnciado y estoy totalmente de acuerdo contigo. Solamente he querido plasmar una polémica. ¿Acaso es malo?. Creo que debe servir para, como tu has hecho, manifestar puntos de vista. Hay veces que el arte puede convertirse en el icono de la insentatez y eso en Ibiza, todo tan fuera de lugar, incluso puede vender. En este caso intenta vender "tolerancia" y "libertad. De eso viven.
Imaginate todo esto en Santander, jajajajaja.
Gracias por tu cordura.

Luis López-Cortés Martínez dijo...

Y disculpa que haya usurpado tu título. Lo cambiaré.

Sir John More dijo...

Hay gente que, sin arte ninguno, pretenden llegar pronto a la cumbre con el supuesto arte de la provocación, y siempre hay expertos en arte (en el negocio del arte, quiero decir) que elevan con argumentos estúpidos un trozo de basura a la categoría de obra irrepetible. No he visto tampoco este montaje, pero su descripción parece no dejar lugar a la duda... Un abrazo.

u dijo...

la obviedad es muy aburrida, verdad? hola ;)

C.C.Buxter dijo...

Como decís, para opinar primero hay que ver, pero tiene toda la pinta de ser lo que parece: una provocación más para crear polémica. Vale que Baudelaire decía que había que epatar a la burguesía, pero hay cosas que, más que provocar, aburren, de tan repetitivas.

Más que discutir sobre si se tendrían que retirar o no (después de todo, la libertad artística no debe tener más límite que el Código Penal), de lo que creo que en realidad debería de tratarse es de si el dinero público debería o no gastarse y patrocinar este tipo de "arte".