Ir al contenido principal

ES OTOÑO Y PRONTO OTRO INVIERNO ME ABRAZARÁ



Es otoño y no me había enterado. Ha sido al atravesar la sierra de Cameros y el Parque Natural de Cebollera cuando me he dado cuenta que las hojas de los árboles se van tiñendo de tonalidades de rojos, amarillos y verdes. El paisaje de otoño, sin lugar a dudas, es un placer para la vista. He estado durante varias semanas encerrado en una burbuja impregnada de sol y agua, abstraído por la sensualidad del mar, intentando pronosticar la distancia hasta el horizonte, diferenciando los matices violetas del crepúsculo, humedeciendo mis labios, en la oscuridad recién llegada, con un “margarita” helado, mientras la luna iba marcando su particular recorrido reflejada en el mar y escuchando la Marcha de la Bella Melusina de Mendelssohn sobre la sirena que desaparece antes de mostrar su secreto, Y claro, con este intenso cometido no vaticinaba lo que ocurría en el interior peninsular. Esperaré a que, de nuevo, la inclinación del eje terrestre marque el verano para desperezar mis sentidos, desnudarme otra vez y atraer hacía mi cuerpo ese soplo de libertad que tan solo el mar es capaz de descubrir. Intentaré entonces dar caza a esa sirena desaparecida que estoy seguro me espera en algún lugar.

Comentarios

C.C.Buxter ha dicho que…
¡Bienvenido! Me alegro de que ya estés de vuelta (aunque supongo que tú no lo estarás tanto, claro...). Ahora soy yo quien está más días fuera que dentro (aunque por cosas menos agradables), así que hasta hoy no había leído tu comentario. Visto lo visto, has vuelto con fuerzas, así que me tienes que dar un poco de vidilla para que me ponga al día en tu blog.

Por lo pronto, he de decirte que la llegada del otoño no sólo te ha pillado a tí desprevenido; creo que es un síntoma generalizado. Este lunes, sin ir más lejos, salí al mediodía con un calor horroroso y en manga corta; a casa volví mojado de un chaparrón que cayó en Barcelona en apenas media hora. ¡Y qué triste ver que son las seis de la tarde y ya es noche cerrada!

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba