Ir al contenido principal

MUJERES, PANTALONES Y BAJOS INSTINTOS


Dijo Oscar Wilde que “cualquier hombre puede disfrutar con una mujer siempre que no esté enamorado” En cierta ocasión un campeón del mundo de motociclismo, durante una entrevista, manifestó que conducir una moto era lo que más le hacía disfrutar sin tener que quitarse los pantalones.
No comparto esas opiniones o, al menos, parte de las mismas. El significado del verbo disfrutar es amplio y tiene varias acepciones. Desde mi punto de vista hacer el amor estando enamorado puedo considerarlo como el mayor disfrute terrenal. No obstante he tenido la suerte de disfrutar, haciendo o sin hacer el amor, con muchas mujeres en situaciones muy variadas. Incluso me atrevo a decir que he disfrutado haciendo el amor, por instinto, con mujeres de las que no estaba enamorado (aunque en un porcentaje mínimo y como algo excepcional).

Generalmente disfruto de momentos especiales (e incluso cotidianos) en mi vida. Me produce placer escuchar música, bañarme cubierto de espuma, comer, leer, navegar, nadar, bucear, dormir, viajar… En todas esas situaciones, salvo en la bañera, no suelo llevar el pantalón puesto y no es necesaria la compañía de ninguna mujer. Dependiendo del momento puedo estar con amigos. Es normal, se suelen desvelar situaciones y pensamientos confidenciales con más confianza y complicidad. En ocasiones hay necesidad de contacto con los iguales, aunque yo siempre, por designios de la vida, he tenido más contacto con las mujeres; en general me gustan más que los hombres, me encuentro a gusto a su lado, con su compañía. Ellas son más complicadas que nosotros en casi todo. Su sexualidad es diferente y suele marcar su estado anímico, pero tienen un sentido para afrontar la vida (tal vez por ser madres) mucho más inteligente que nosotros.

Para finalizar simplemente añadir dos palabras al pensamiento de Wilde, es posible que sigamos en lo mismo pero no quiero quedarme con las ganas.

“Cualquier hombre puede disfrutar con una mujer siempre que no esté enamorado de otra”

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mmmm, el amor y sus cadenas. No estando enamorado el mundo es ancho y ajeno; cualquier persona es bien recibida en lo más íntimo de nuestra casa. El amor, en cambio, induce el recelo hacia las intenciones de los demás, hacia su misma presencia; es una soga que va matando por asfixia, a no ser que se tenga un grado elevado de voluntad.
En cualquier caso, me parece una gran limitación tener que quitarse los pantalones para ser feliz. Las mujeres tal vez lo tenemos más claro, y por eso nos decantamos por las faldas... Un beso.
Luis Lópec ha dicho que…
Muy acertado el texto. A partir de ahora usaré faldas.
Sir John More ha dicho que…
Yo cambiaría esa última frase por "cualquier persona puede disfrutar mucho más de otra cuando no sólo está enamorado de ella". Sí, así me parece que queda mucho mejor, menos tradicional, pero mucho más ajustada al juego valiente que debería ser el amor. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba