jueves, 12 de junio de 2008

HUELGA DEL TRANSPORTE


Necesitaba proveerme de víveres y me acerqué a un Mercadona que se encuentra al lado de mi casa. Llevaba una lista de compra y no pude adquirir varios de los artículos anotados, había varias estanterías sin productos y en otras escaseaban de manera alarmante. Me vino a la mente un viaje a la querida Cuba en el que todos los comercios se encontraban desabastecidos salvo los que aceptaban divisas, claro. La huelga del transporte, por tanto, estaba pasando factura. No pude comprar carne fresca, huevos, pescado (en la carnicería sólo había langostinos cocidos y algo de sepia), yogures, leche, fruta… así que volví a casa desconcertado y pensando lo mal que lo estarían pasando los pescadores, agricultores, ganaderos y todos los profesionales que, de una u otra manera, dependen del transporte para colocar sus productos.

Hoy he leído en el periódico que van avanzando las negociaciones entre los sindicatos de transportistas y el Ministerio de Fomento. Al parecer se han presentado varios puntos, algo más de cincuenta, para tratar de solventar esta genuina huelga. Ciertamente no podemos seguir con los brazos cruzados, la crisis es, por el momento, inabordable, los sueldos siguen por los suelos y se debe forzar a los miembros y “miembras” del Ejecutivo Socialista a tomar medidas serias en un asunto que nos atañe a todos (y a todas). Soy pesimista al respecto y pienso que, tarde o temprano, se convocará una huelga general en todo el Estado Español, reclamando medidas serias y necesarias para intentar poner fin a esta crisis que nos tiene maniatados. Nuestro Gobierno está demostrando una gran incapacidad para atajar el problema que, además, viene agravado por la inconstancia e ineptitud de una oposición que está desaparecida en combate.

Ante dicha perspectiva nuestro futuro está muy negro. En los próximos meses deberemos atarnos el cinturón, hacer de tripas corazón, desarrollar nuestro sentido común para solventar los problemas que nos acucian insistentemente y guardar unas cervecitas en la despensa para celebrar algún éxito de nuestra selección de fútbol. El Sr. Claudio (Franco, “El Claudillo”) se adelantó a los momentos actuales ofreciéndonos fútbol cuando no se veía claro el horizonte. Por lo que se ve ahora estamos en las mismas. Ya ni echamos de menos a Raúl en la selección. Algo está cambiando.

5 comentarios:

sweepstake lottery dijo...

This topic have a tendency to become boring but with your creativeness its great.

Luis López-Cortés dijo...

Thanks. That I try.

only dijo...

Suscribo todo lo que dices, pero hay un par de cosas.

La semana pasada se han adelantado pra´cticamente todos los viajes para cumplir los pedidos que hubieran pertenecido a esta semana, lo sé de primera mano. Algunos de los cargadores han hecho buen negocio también, (siempre hay alguien que sale ganando).
Unos de los más "tocados" son los que no han podido trabajar y cobran por km realizado, pero no son autónomos.Han estado de "vacaciones forzadas", y nadie les va a compensar.

Respecto a la huelga general, creo que debería estar cantada ya, pero somos un país tan peculiar!Nunca se sabe, podemos salir por peteneras y seguir haciendo como que no pasa nada.

Y missing están todos, todos, pero todos, tienes razón; todos preocupados por sus cuitas y supervivencias personales, y nada más.

A mí ya no me pillarán nunca más, desde luego, para votarles.
Lo ulti: no hago más que darle vueltas al papel de los medios de comunicación estos días. No sé si sólo lo he percibido yo, pero me ha resultado extraño.(En fin, da para otro comentario.)

Y para que no todo sea triste; en mi blog tengo un enlace a Caius Apicius (Cristino A.), jeje, por si necesitas improvisar alguna cena con algo más que un par de trufas y un poco de queso.

Un beso, y perdona la extensión.

Luis López-Cortés dijo...

Agradezco la extensión, comparto lo que dices sobre los medios de comunicación, caius apicius siempre es bien recibido y... bueno, ya sabes!!!!!!!!!!!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

El problema de estas huelgas, por muy justificadas que estén, es que perjudican a la gente común y silvestre para presionar al Gobierno. ¿Es justo eso? Me parece que no.

¿Por qué el problema de los sueldos es culpa del Gobierno? Por lo que tengo entendido, en todos los países de corte occidental la inmensa mayoría de los puestos de trabajo son generados por la empresa privada.

Saludos cordiales.