lunes, 30 de junio de 2008

ESPAÑA 2; COPE 0

Momentos antes del decisivo partido de la final europea de fútbol viajaba en un autobús. Me molesta mucho que tengan la radio a todo volumen. (No soy muy amigo de las emisoras que nos atosigan con publicidad, no puedo con ellas. Soy más partidario de radios estatales, tipo a la BBC británica, modelo de ¿nuestra? Radio Nacional, aunque la española deja mucho que desear comparándola con la de las islas). El caso es que presté atención a lo que decía un periodista, por llamarle de alguna manera, sobre los prolegómenos del encuentro. Señalaba que el estadio de Viena, cuarenta minutos antes del inicio del choque (qué palabrita), se encontraba prácticamente repleto. Entre los espectadores más acreditados se hallaban los Reyes de España, la Infanta Elena, el Presidente Zapatero, la Ministra de Cultura, el líder de la oposición Mariano Rajoy… Según palabras del informador los desdichados futbolistas españoles, además de tener que competir contra los vigorosos caucásicos en el campo, tenían que soportar a todos esos “patanes”. Sinceramente, y acostumbrado como estoy a cualquier situación, me pareció una auténtica inmoralidad. Una cosa es lo que puedas pensar a nivel personal y otra, muy distinta, insultar aprovechando la coyuntura. Seguí escuchando atentamente y el voceras pasó la conexión a otro compañero de equipo. Se hallaba en la tribuna y respondió a la pregunta de ¿hay más alemanes o españoles en la grada? con un “desgraciadamanente hay más alemanes. Esos arios que van de “picota” y lo único que saben es hablar”. No sabía donde meterme. Afortunadamente faltaba poco tiempo para finalizar el trayecto aunque, no obstante, tuve que tragarme toda la alineación española bajo el estigma de una supuesta guerra. Casillas, nacido en Móstoles, puños a prueba de bomba. Torres, nacido en Madrid, piernas como misiles, pensadas para destrozar cualquier artillería pesada…
Al salir pregunté al conductor de qué emisora se trataba. La COPE, me contestó. Me alejé echando pestes de la Conferencia Episcopal por mantener en ese estado tan lamentable una radio cuya finalidad es informar no humillar sin ton ni son, y del conductor del autobús por agredirme de esa manera sin tener mi autorización.
Finalmente España ganó y no hubo avasallamiento de ningún tipo, ni en el terreno de juego ni en la grada. Todo discurrió con normalidad. Destacar dos notas positivas. Palop se enfundó, a modo de desagravio, en la entrega de trofeos, la camiseta que llevaba Arconada en la última final celebrada contra Francia y, por otro lado, Sergio Ramos llevó una camiseta con la inscripción “Siempre con nosotros” y la foto de su compañero de selección Puerta, cuyo fallecimiento se produjo en el campo de juego.
Resultado final: España 2; COPE 0. “A por ellos…”

3 comentarios:

JP dijo...

Sin estar de acuerdo con lo comentado por la COPE, tampoco me gusta el exceso de políticos (creciente) en los palcos y entrega de trofeos. Llevamos, los unos y los otros, los de la derecha y los de la izquierda, una semana sin hablar de la economía, de los problemas y de lo que realmente es de interés general.

Saludos,

JP
Historias de JP

only dijo...

Muy buena observación, como siempre.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Las radios estatales, a la larga, siempre terminan distorsionando algunas verdades para favorecer al gobierno de turno...no importan las directrices fuertes de la BBC, ya que también ocultaron información que podía perjudicar a Blair durante la invasión a Irak.

COPE es la radio de la Iglesia Católica en España, ¿no? De ser así, qué otra cosa se puede esperar de los pechoños hipócritas; ya bastantes problemas causaron una vez cuando uno de sus conductores se hizo pasar por un importante Ministro para jugarle una broma a Evo Morales.

Sabía lo de Sergio Ramos y el homenaje a Puerta...pero desconocía lo del desagravio a Arconada hecho por Palop. Saludos cordiales y felicidades por la Euro.