Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2006

UNA CITA INESPERADA

A pesar de haberme levantado más temprano de lo habitual he tenido tiempo para leer la crónica diaria de mi columnista preferido (está en los sitios que te recomiendo visitar, en la parte baja de la página), Kankel, que así se llama el columnista, escribía hoy que había salido a hacer un recado y decidió realizar el recorrido de vuelta a casa a pie, de esa manera , aparte de hacer un poco de ejercicio, estaría al acecho de la captura de escenas curiosas. Algo parecido me ha pasado a mí pero sin el agravante de buscar la noticia. Me dirigía a mi cita con el dentista, no por decisión personal sino por egoísta interés, y surgió una escena fascinante , la mañana era fría, durante la noche cayó la primera helada seria de la temporada, así que comprobando que el termómetro no funcionaba: cero grados ( ni frío ni calor que decimos por aquí), me abrigué con mi nuevo anorak, hmmmm que gustito, y caminé dando un paseo emulando a Kankel. Tuve que atravesar el parque de la ciudad y allí conte

EN LA CRESTA DE LA OLA

“Al estar arriba de la tabla se siente como un nudo en la garganta, porque hay una constante espera de la cual todos están expectantes. Uno en el mar es solitario, vive un cambio de dimensión y observa las cosas con otra óptica. La verdad es que se siente un silencio con uno mismo.” Juan Sabbagh (Surfista)

TREN Y BICICLETA

Hace pocas fechas estuve de visita en la Ciudad Condal. Se trataba de un reto personal que llevaba tiempo tramando. Obviamente no era, por tanto, un viaje estrictamente reglado, se trataba de una aventura. Una pequeña aventura que puede realizar cualquiera pero en la que hay que depositar muchas ganas y un pequeño esfuerzo físico. Me encontraba a doscientos kilómetros de Barcelona y decidí tomar el primer tren del día desde la localidad en la que me encontraba. Hasta ahí todo normal. El tren regional salía a las siete de la mañana y no iba solo, me acompañaba mi querida bicicleta. Así que saqué el billete (las bicicletas en los regionales no pagan) y pregunté al amable expendedor en qué vagón debía colocar la bici. Sonrío y me contestó que la bici iba conmigo, a mi lado siempre y sin perderla de vista. Entre en uno de los vagones, todos eran iguales, y posé mi bici sobre una de las puertas que se activan automáticamente al llegar a cada estación. ¿Cuántas estaciones habr

TIENDAS DE ULTRAMARINOS

El otro día cenaba en casa de mi hermana con ella, mi cuñado y mis dos sobrinos Guille y Jorge. Algo nada común por otra parte, pasa muy pocas veces al año, vivimos en ciudades diferentes. Hablábamos durante la cena de varios temas, mis sobrinos son muy educados, tienen una mezcla de educación tradicional y moderna, pero lo interesante, siempre desde mi punto de vista, es que sus padres han sabido discernir lo mejor de cada una de ellas para írselo involucrando día a día. Creo que encontrar esa justa medida puede ser un gran éxito para el futuro de nuestros hijos. Si hubiese tenido hijos me hubiera gustado que fuesen educados de la misma manera que Guille y Jorge. Como decía, hablábamos de multitud de temas y mis sobrinos, como siempre, no perdían “comba”. En un momento dado yo estaba hablando de algo referente a una tienda de ultramarinos que había en nuestro barrio cuando éramos niños. Guille, el mayor, 13 años, saltó como un resorte preguntando ¿qué significa ultramarinos? Su padre,

HOMENAJE A GILA

Miguel Gila nació en Madrid en 1919 y murió en Barcelona en el año 2001. Con su muerte, abandona la cancha del humor uno de sus más destacados representantes iberoamericanos en las tácticas del humor negro y del humor del absurdo. Desarrolló su carrera artística en Argentina, Cuba, España y México con múltiples facetas. Ha sido escritor de relatos y libros de memorias; actor en más de treinta películas; dibujante gráfico en las revistas humorísticas españolas La Codorniz, Don José y Hermano Lobo y en la cubana La gallina, así como en el semanario Sábado Gráfico y los rotativos Diario 16 y El Periódico de Catalunya. Antes de ponerme a abarrer, bien arremangado, preparé la toballa para poder secarme al terminar (no hace falta hacer aerobismo para sudar, pero si te pasas de pulsaciones puedes acabar escalabrado en el cimenterio) y parecer un mostro. Desayuné un cruasán, una almóndiga y una cocreta, como hacía frío me puse un yérsey y un bluyín, parecía un yoquey sin caballo así ve

NUEVAS ENTRADAS EN EL DICCIONARIO

La Real Academia Española (RAE) acaba de presentar el Diccionario Esencial de la Lengua Española, una versión reducida del Diccionario Académico, y que recoge los 54.000 términos más utilizados del español. A partir de ahora, podremos decir y escribir "internet" (eso sí, con minúscula), “abrefácil”, “farde” o “bulímico” sin que por ello las compuertas del averno se abran bajo nuestros analfabetos pies Los términos de la lista que viene a continuación, por ejemplo, están incluídos en el DRAE abarrer agora almóndiga arremangar arrempujar asín cederrón celebro cimenterio cruasán cuadrimestre descambiar despabilado escalabrar faxear interviuvar moniato mostro toballa aerobismo arrascar(se) bluyín cocreta yérsei, yérsi yóquei zum

ELEGANTE YORKSHIRE TERRIER

Esta mañana, algo fría en mi ciudad, entraba cargado con una maleta a la estación de autobuses acompañando a un familiar. Un subsahariano, poco abrigado para los grados del exterior, miraba detrás de los cristales de la puerta hacía la calle. En ese mismo instante un perrito de raza Yorkshire Terrier pasaba con su dueño por delante de la estación ante la mirada incrédula del africano. El perrito vestía un abrigo muy ceñido y con unas tonalidades muy acordes a su pelaje. Cuando volvía a casa en mi automóvil no dejaba de pensar en ese momento, sería fantástico escuchar la descripción del africano a sus paisanos, con problemas de alimentación, sanitarios y otros aspectos de primera necesidad, contándoles como en el primer mundo hasta los perros van abrigados por la calle mientras que ellos no tienen ni para alimentar a sus hijos. En cualquier momento, una estampa de esas características puede surgir en tu camino y hacerte recapacitar en las diferencias sociales y culturales que, desg