Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

VENECIA, UN PARQUE TEMÁTICO

Ya ha pasado una semana desde que regresé de Venecia y todavía tengo grabados sus colores. Ciertamente, esos colores, los reflejos de los palacios en el canal, la luz tan especial, sigo recordándolos con la cámara  de fotos apoyada en el vaporetto.  Todo un lujo ya que su velocidad nunca pasa de los cinco kilómetros por hora, así que es fácil fotografiarlo todo desde ese rinconcito que supone el vaporetto. Había leído en los foros, incluso algunos familiares y amigos me habían advertido, que no pagara el viaje ya que nunca hay  inspector, sin embargo, en algún lugar de internet, por dos veces, leí que, de vez en cuando, inspectores en grupo asaltan la embarcación y no se salva nadie que no lleve billete, pagando una multa de cien euros. Por si las moscas, nosotros sacamos una tarjeta para tres días. Durante todos los trayectos que hice en vaporetto, calculo que unos quince, no apareció revisor alguno, además me fijé que muy pocos usuarios pasaban su billete por la maquinita

VENECIA Y EL ORIENT EXPRESS

Foto: Luis López El tren Orient Express efectúa diferentes trayectos por Europa, entre ellos Londres-Paris- Venecia y viceversa; también une Paris con Venecia para continuar a Roma pasando por Florencia; y otro más largo en recorrido, Paris- Estambul- Bucarest- Budapest- Viena- Venecia. Cualquiera de ellos me pone los pelos de punta - m akes my hair stand on end -. Antes de conocer Venecia, Paris era mi ciudad favorita de las que conozco, seguida muy de cerca por Londres. Ahora, Venecia se convierte en la primera, a partir de la tercera posición me costaría bastante establecer una clasificación más o menos coherente, aunque estarían con seguridad, sin importar mucho el orden, Budapest, Praga, La Habana, Cartagena de indias, Annecy, Cheste, Granada, Salamanca, Santiago de Compostela, Lisboa, Brujas… Volviendo al Orient Express, el pasaje medio, en pensión completa, cuesta unas dos mil euros más los vuelos de ida y vuelta a la ciudad de inicio del recorrido y llegada.

MANN, VISCONTI, FELLINI, MAHLER...

Foto: Luis López Accidentalmente llegamos a Lido, ciertamente no era nuestra intención, al menos en ese inesperado viaje desde San Marcos al atardecer, pero… justo en el Arsenal la decisión estaba tomada. No había vuelta atrás viendo a mis espaldas Venecia desde otra perspectiva. Atravesando  en línea recta, desde la estación del vaporetto en Lido hasta la playa,  mi primera y única incursión en el Adriático, grupos de personas bronceadas atiborraban todas las terrazas situadas a derecha e izquierda de la calle, por momentos, por su manera de vestir, por su aspecto, me recordaron que paseaba por el Sardinero cuando apenas tenía diecisiete o dieciocho años. Ya en la playa, reconocí la esbelta figura del Hotel des Bains. Tomas Mann se alojó allí, con su mujer y su hermano, durante el verano de principios del siglo pasado. Allí se obsesionó con un niño de 11 años llamado Wladyslaw Moes, que pasaba sus vacaciones con su madre, polaca, y sus hermanas, inspirando a Tadzio,

PRIMERA IMPRESIÓN DE VENECIA

FOTO: LUIS LÓPEZ Por muchas fotos y documentales que se vean nunca podremos hacernos una idea de cómo es Venecia. Cuando vas atravesando el puente de la Libertad tienes una necesidad imperiosa de estar dentro de ese conjunto de islas, unidas por puentes, para saber realmente cómo está construida. Lo primero que te llama la atención, a la diestra, son esos trasatlánticos gigantescos que sobresalen entre los edificios. Una vez que el autobús te deja en Piazzale Roma aparece el puente de la Constitución, construido por Calatrava y que tanta polémica causó entre los venecianos, y justo debajo de él, descubres, nada escondido, el  Gran Canal en todo su esplendor, transitado por innumerables embarcaciones  y que te atrapa por la belleza de palacios y edificios a ambos márgenes, “la calle más hermosa del mundo”. En ese momento te das cuenta que  estás en Venecia y que, por fin, comienza la aventura de descubrirla, la sencillez de la vida lenta.