Ir al contenido principal

MEMORIA HISTÓRICA





Tío Olegario era hermano de mi abuela materna. Durante la guerra civil española fue capitán de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y combatió contra los nacionales. He leído que en el año 1936 la CNT tenía en España dos millones de afiliados.Tío Olegario fue capturado y hecho prisionero por el bando contrario, permaneciendo en la cárcel de la calle Alta, en Santander, durante varios años. Afortunadamente no se le imputaron crímenes de guerra.
Durante los años que su hermano permaneció en la cárcel, mi abuela le llevaba, todos los días, la comida. Tenía que desplazarse desde Corbán hasta la calle Alta unos doce kilómetros, entre ida y vuelta, andando. En la sala de espera de la cárcel, donde se reunían los familiares, contaba que coincidía con un perro pastor alemán, ya no recuerdo su nombre. Ese perro también proporcionaba diariamente la comida a su dueño encarcelado. Mi abuela investigó sobre ese tema, le resultaba conmovedor. Un día siguió al perro y acabaron en la Estación del Ferrocarril. Una vez allí, el animal se subió a un vagón de un tren con destino a Torrelavega. Mi abuela preguntó a varios trabajadores de la Estación y todos conocían al famoso can. Al parecer, diariamente tomaba un tren en Torrelavega hasta Santander y luego realizaba el recorrido en sentido contrario. Todos los inspectores le conocían, sabían su ocupación y por eso le dejaban viajar gratis junto al resto de viajeros. Un buen día mi abuela le echó en falta. Por primera vez no había acudido a su cita diaria. Le informaron que el perro había muerto el día anterior.
Tío Olegario salió de la cárcel y tuvo que abandonar, por orden judicial o tal vez ministerial, su tierra. Se instaló en Palencia, conoció a una maravillosa mujer, se casó y pasó el resto de su vida en la ciudad castellana. Cuando yo era aún niño recuerdo que viajaba con mi abuela a visitarlo. La consigna que siempre recibía era que no hablara nunca de la guerra. Así que me sentaba frente a él, en la cocina de su casita, y escuchaba la radio, su pasatiempo favorito. Me quedaba mirándolo absorto como si se tratara de mi héroe favorito. La emisora siempre era la misma: Radio Paris Independiente. Yo no entendía nada de lo que decían pero permanecía ausente escudriñándolo. Los domingos por la mañana siempre veíamos juntos el concierto que daban por UHF. Era su respiro dominical.
Cuando Franco accedió al poder, casi todos los vecinos de mi abuela, en Corbán, desaparecían en camiones. Mis familiares nunca volvieron a verlos. Ella temía por su vida, al fin y al cabo era hermana de un traidor. Pasaban los meses y, afortunadamente, nadie se fijó en ellos. Mi abuela llevó una vida intensa de trabajo pero su humildad, su arrojo, su saber mirar al frente, su generosidad y un gran sentido común (y del humor) le sirvió para hacer más llevadera su vida y la de su familia. Ha sido una de las mujeres más importantes de mi vida. De ella aprendí a ser perseverante, a no olvidar de donde provengo, a ser tolerante, abierto, disciplinado y honrado.
Los políticos ahora nos hablan de la “memoria histórica”. Mi memoria histórica es la que he escrito y nadie puede dar marcha atrás. Nuestra memoria nos tiene que servir para seguir adelante por un camino más humano, más tolerante y más pacifico. Lo demás no es que sobre, incluso puede estar bien, el problema de fondo es que los votos mandan y para ese cometido suelen ser las intenciones. Soy ateo de la política.

Comentarios

Raquel ha dicho que…
Esta historia es impresionante. Y también esto que dices de tí con tanta entereza y que lo escucho como verdad que no tiembla: "De ella aprendí a ser perseverante, a no olvidar de donde provengo, a ser tolerante, abierto, disciplinado y honrado".
Un abrazo
Luis Lópec ha dicho que…
Al menos lo intento querida Raquel.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

EL DICCIONARIO DE MI ABUELA (3)

COGER EL PENDIQUE : Irse a algún sitio sin decir donde.