Ir al contenido principal

SANTANDER CON LLUVIA


Había dormido fatal la noche anterior. Regresaba de pasar unos días en Santander con motivo de una celebración familiar y esa misma noche tuvimos una cena que se alargó demasiado en el tiempo. Casi todos los asistentes trabajábamos a la mañana siguiente, y por mi parte, además, tenía que trasladarme a Soria, pero cualquier “esfuerzo” significaba poco ya que conmemorábamos un día muy especial en familia, uno de esos días que queda marcado para la posteridad. Tuvimos que cortarnos con el vino, con los licores… pero eso sirvió para que estuviéramos más receptivos. Mereció la pena, por tanto, acostarse tarde y dormir muy poco, insuficientes horas, a todas luces, para afrontar la dura jornada que me esperaba (que nos esperaba) cuatro o cinco horas después.

Los días que permanecí en mi tierra se caracterizaron por la persistente lluvia. No es que me impidiera realizar una vida distinta a la que hubiera hecho con mejor tiempo, el único problema era que tenía un encargo fotográfico que no pude realizar condicionado por ello. Lo dejo aparcado, por tanto, para días navideños.
Desayunando, con el Diario Montañés abierto, constataba que había alerta naranja para Cantabria debido a la posibilidad de nieve por encima de los 500 metros de altitud. Estoy acostumbrado a la nieve, a conducir en las peores condiciones, a poner y quitar esas milagrosas “cadenas” de tela, pero mi cuerpo no se encontraba, ni mucho menos, al cien por cien. Curiosamente, cuando metí los bultos en el maletero de mi automóvil, había dejado de llover. Milagro, pensé. Así que me acomodé en el asiento, sintonicé Radio 3, me puse el cinturón mientras disfrutaba con los movimientos de los dos patitos a los que acoso constantemente y miré, por último, el reducto familiar que abandonaba.

En el transcurso del viaje, a la altura de Pesquera, el paisaje era mágico, entraba la luz por un costado del verde valle mientras se levantaban perezosamente esas nubes que se van creando de la humedad calentada por el sol. Al fondo, los tres macizos de los Picos de Europa podían estudiarse a fondo, nevados como en los mejores días de invierno. En esos vistazos certeros, los que sólo puedes observar de soslayo mientras conduces, descubrí, una vez más, la belleza de mi tierra. Disfruté de la armonía que producen los colores (blanco, verde, azul), los pueblucos perdidos en los valles, la niebla mágica que va envolviéndolo todo. Me sentí privilegiado con esa despedida otoño-invernal acompañándola de melodías muy íntimas. En ese preciso momento, disfruté de el mundo que entonces abandonaba pero que, afortunadamente, volveré a disfrutar pasado un mes. A la altura de la valla que indicaba que me encontraba en Castilla la niebla se volvió constante dibujando en el paisaje una visión casi lúgubre. Por desgracia, no pude parar para inmortalizar esa apariencia con mi cámara. A las tres horas y cuarto, sólo con nieve en las cumbres, llegué a Soria, algo más fría que la dejé, con esa soledad que me produce regresar a mi, obligado, mundo laboral.

Comentarios

Mariluz Arregui ha dicho que…
Preciosa imagen,
la Virgen del Mar siempre cerca..

Besos

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

INTERREG, LA OFENSA PARA SALAMANCA Y ZAMORA ESTÁ SERVIDA

Durante estos últimos dÍas ha tenido bastante repercusión en la prensa de Castilla y León, en especial en la de la provincia de Zamora , la gestión de los fondos europeos del programa “Interreg” por parte de   la Junta de Castilla y León. Dicho programa, “Interreg VA España-Portugal (POCTEP)”, promueve proyectos de cooperación transfronteriza con el apoyo de la Unión Europea . Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, el   reparto de los más de 16,2 millones de euros ha causado malestar en Zamora y Salamanca, especialmente entre asociaciones y expertos de la raya hispanolusa, una zona considerada "desierto demográfico" que ve como los fondos transfronterizos se escapan a territorios que no tienen los problemas endémicos de la frontera. De esa cantidad tan solo se han destinado a Salamanca y Zamora, únicas provincias fronterizas con Portugal, poco más de la mitad, concretamente 8,5 millones de euros. El reparto, realizado por la Junta de CyL, con sede en Valladolid y gobierno bi