Ir al contenido principal

CUENTO DE NAVIDAD




“Todas las guerras se libran dos veces, la primera en el campo de batalla y la segunda en el recuerdo”. VIET THANH NGUYEN

Cuando regresaba a casa después de contemplar el Duero desde lo alto, plácido y de un gris lánguido, al pasar por el edificio del Consejo Consultivo, vi que se anunciaba en su interior una muestra de restos arqueológicos para los visitantes, de forma permanente, con los hallazgos  aparecidos durante la excavación del solar que ocupa dicho Consejo Consultivo de Castilla y León, en la plaza de la Catedral de Zamora. Ya había visitado en otra ocasión lo relativo a los restos arqueológicos (muy interesante) pero me llamó la atención cómo habían titulado la muestra, nada más y nada menos que “En busca del tiempo perdido”. Y, aunque todo esto  no tiene nada que ver con la novela de Proust, al igual que en la memoria del narrador  me trasladó   a  la época de las navidades en la que era niño y adolescente, cuando en Santander, durante el invierno, llovía intensamente durante casi todos los días, tal y como lo hacía en ese momento en Zamora. Entonces todavía no conocíamos las “Danas”, ni las gotas frías, pero el frío, la humedad y la intensa lluvia nos atacaba todavía más que en la actualidad ya que nos desplazábamos siempre a pie, nuestra ropa de abrigo no tenía nada que ver con la de ahora, nuestras viejas botas no eran de Gore-Tex y nos empapaban los pies para que estuviéramos así durante toda la jornada escolar. Nos hacemos mayores y ya nada es igual, la ilusión por estas fiestas navideñas prácticamente tiene sentido, muchos de los asientos durante las comidas y cenas más significativas están vacíos… Recordé aquellos años en busca de ese tiempo ya perdido pero que permanece  en mi interior más arraigado y, cuando llegué a casa, con mi chubasquero de plumas “calado”, lo colgué a secar en una percha igual que lo hacia cuando tenía doce o trece años y llegaba del instituto empapado de pies a cabeza. El tiempo todo lo cambia pero el que ya está “casi” perdido aparece en los momentos más inesperados y se agradece lo mismo que un abrazo de un ser querido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

EL DICCIONARIO DE MI ABUELA (3)

COGER EL PENDIQUE : Irse a algún sitio sin decir donde.