Ir al contenido principal

PRIMAVERA Y MEDITERRÁNEO


Acabó el invierno y últimamente eso supone una buena señal para mí. Con la llegada de la primavera vuelvo a recuperar la forma. Al parecer el frío ataca mis puntos vitales y me aletargo. Con el buen tiempo me encuentro mejor, soy más activo, los días se alargan y mi relación con el entorno es más gratificante. Me siento alegre y revitalizado.

El pasado jueves, uno de mayo, pude darme el primer baño de la temporada en el mar, más tarde de lo previsto. He pasado el puente al lado del Mediterráneo con la suerte favorable de tiempo veraniego. Siempre que puedo voy a contracorriente de la gente y evito las aglomeraciones pero esta vez no he podido eludir el puente coincidiendo, por tanto, con el “mogollón”. No obstante, he podido estar relajado y he regresado con “las pilas recargadas”. Ese era el principal objetivo.

Coger limones olorosos del árbol, pasear con la bici sin prisas, quitar las telarañas a la cámara fotográfica intentando captar el enigma de la sombra, contemplar los peces saltando hacía el exterior oxigenado, las gaviotas revoloteado encima de la playa reivindicando el espacio que les correspondió en invierno y que ahora ocupan las personas, disfrutar viendo deslizarse los veleros beneficiándose de la brisa… son momentos que se aprecian más cuando el buen tiempo reaparece y todavía no existe costumbre.

Disfrutar de una paella con mucho marisco nada más salir fresco del mar, entretenerse con los rayos de un poderoso sol que sorprenden al colarse por cualquier lugar (con fondo musical de Norah Jones) son momentos irrepetibles cuando el invierno ha sido tan persistente y duradero.

Ya estoy de vuelta pero el apacible clima me hace ver el futuro más cercano, las vacaciones más inmediatas y todo eso junto; el regreso de mi disfrute con el mar y el sol así como la proximidad del tiempo estival hacen que me encuentre feliz y, si se me permite, un poquito más libre y menos espeso.

Comentarios

JP ha dicho que…
Qué envidia, no sé si sana o no, pero tal y como lo cuentas dan ganas de darse una escapada y dejar la lluvia cántabra unos días, que hasta el domingo no mejora.

Saludos,
JP
http://historias-de-j.blogspot.com
Anónimo ha dicho que…
Es un placer leerte y ver la manera en la que te muestras, Parece que al final a veces hay recompensa..no?
Me alegro, y además contagias un poquito, aunque los demás no lo vivamos..
Un beso, calimero

Kalinikta
Mari Carmen ha dicho que…
Algo así me sucede a mí: el invierno me deja tiesa, como a las moscas. Aunque es verdad que ahora poco invierno tenemos, pero da igual, el frío es frío y a mi me aletarga. En cambio, no sé si porque nací casi en el desierto y en agosto, el calor me revitaliza, me llena de vida.

Un abrazo y buen fin de semana.
Anónimo ha dicho que…
Yo, contento porque el Invierno parece estar tocando a la puerta...días nubosos y con aires de temporal. Meteorológicamente, el llamado fenómeno de La Niña se aleja de las costas chilenas, por lo que implica tener ya un Invierno normal en cuanto a precipitaciones.

Comparto que la Primavera tiene su encanto y todo eso...pero yo soy una persona de clima frío y corazón cálido (el Sol y el calor es el que me aletarga). Aunque claro, la abundancia de luz te permite capturar mejores imágenes.

Saludos cordiales.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

INTERREG, LA OFENSA PARA SALAMANCA Y ZAMORA ESTÁ SERVIDA

Durante estos últimos dÍas ha tenido bastante repercusión en la prensa de Castilla y León, en especial en la de la provincia de Zamora , la gestión de los fondos europeos del programa “Interreg” por parte de   la Junta de Castilla y León. Dicho programa, “Interreg VA España-Portugal (POCTEP)”, promueve proyectos de cooperación transfronteriza con el apoyo de la Unión Europea . Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, el   reparto de los más de 16,2 millones de euros ha causado malestar en Zamora y Salamanca, especialmente entre asociaciones y expertos de la raya hispanolusa, una zona considerada "desierto demográfico" que ve como los fondos transfronterizos se escapan a territorios que no tienen los problemas endémicos de la frontera. De esa cantidad tan solo se han destinado a Salamanca y Zamora, únicas provincias fronterizas con Portugal, poco más de la mitad, concretamente 8,5 millones de euros. El reparto, realizado por la Junta de CyL, con sede en Valladolid y gobierno bi