Ir al contenido principal

A VECES LA VIDA ES DEMASIADO CORTA


Vengo del funeral de una chica de 32 años fallecida en un accidente de tráfico en Sudáfrica. Soy amigo de la familia y, como pueden suponer, el trago es demasiado amargo. Perder a un hijo, perder a una hermana, perder a una sobrina, perder a una novia, perder a una amiga, es excesivamente duro, máxime si es lejos de su tierra con toda la incertidumbre que producen los kilómetros de separación. Finalmente, gracias, sobre todo, a un hermano de la fallecida y al Embajador español en Sudáfrica, su cuerpo llegó a Barajas y desde ahí en un coche fúnebre a la capital soriana. Terrible.
La vida tiene esas cosas, tan pronto nos encontramos felices en una celebración del tipo que sea, como, repentinamente, dando la despedida a un familiar o a un amigo en un funeral repleto de encuentros emocionantes, colmado de lágrimas y sobresaltos tumultuosos, de ansiedad reprimida. En esos precisos momentos de suspiros y coraje contenido, es cuando nos damos realmente cuenta del valor de la vida, tan sencilla y tan difícil.
Coincidí, en el anexo de la iglesia donde se celebró el funeral, con algunas amigas del colegio, jugadoras que fueron de mi club de bádminton y que representaron en varias ocasiones a su comunidad, Castilla y León, en campeonatos nacionales. Hablamos de cuestiones relacionadas con la victima. Charlamos de nuestras vidas después de varios años sin vernos. Ellas, con la misma edad que la fallecida, como he dicho compañeras de colegio, están en el esplendor de la vida, con sus bebés, sus maridos, sus trabajos, haciendo planes de futuro. Me encantó verlas de nuevo, aunque, pertinazmente, mi mente no dejaba de pensar en sus familiares y en su novio, presente en el funeral, accidentado con su novia y hecho trizas al perder a su ser más querido.
Viniendo de la iglesia a mi trabajo no dejaba de pensar en el destino de los individuos. Qué fácil puede ser la vida desprendiéndonos de esos problemas insignificantes que nos obstinamos en mantener. Pensé, una vez más, que todo tiene solución menos la muerte. Qué verdad más grande. Sigamos disfrutando de la vida, merece la pena.

Comentarios

Marino Baler ha dicho que…
Es una pena. Lamento la pérdida de tu amiga. La vida tiene estas cosas para las que nunca estamos preparados por ser sorpresivas, y aunque no fuera de sorpresa, ¿quién está preparado para la muerte de un conocido, amigo o familiar?

Un abrazo.
Mariluz Arregui ha dicho que…
Así es, alegrías y penas, celebraciones y despedidas, fortuna y reveses...

Sigamos disfrutando, y valorando siempre, todo.


Besos
Luis Lópec ha dicho que…
Siempre tengo presentes a mis amigos, en los momentos felices y en los tristes. Soís participes. Gracias por estar ahí.
Campurriana ha dicho que…
Lo siento mucho. Lo cierto es que tiene que ser muy duro y, sobre todo, para su familia, para sus amistades cercanas...

La vida la complicamos demasiado. No merece la pena sufrir cuando tenemos lo más grande.
Alegría. ha dicho que…
Es un pensamiento recurrente en mi mente, todos los días, porque sé lo que significa, que tu vida cambie en un instante. Lamentablemente, pasado un tiempo, vuelve úna a empecinarse en problemas, que no lo son, ¡pero es el mundo en el que vivimos! Reconducir ese pensamiento, valorarlo con una visión más serena, me suele surtir eficacia.
Efectivamente, todo tiene solución menos la muerte, y sólo hay algo a lo que tema aún más: al sufrimiento.
Un saludo.
Luis Lópec ha dicho que…
Campurriana y Alegría, gracias por vuestros comentarios y, sobre todo, gracias por ser como soís. Besos.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

INTERREG, LA OFENSA PARA SALAMANCA Y ZAMORA ESTÁ SERVIDA

Durante estos últimos dÍas ha tenido bastante repercusión en la prensa de Castilla y León, en especial en la de la provincia de Zamora , la gestión de los fondos europeos del programa “Interreg” por parte de   la Junta de Castilla y León. Dicho programa, “Interreg VA España-Portugal (POCTEP)”, promueve proyectos de cooperación transfronteriza con el apoyo de la Unión Europea . Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, el   reparto de los más de 16,2 millones de euros ha causado malestar en Zamora y Salamanca, especialmente entre asociaciones y expertos de la raya hispanolusa, una zona considerada "desierto demográfico" que ve como los fondos transfronterizos se escapan a territorios que no tienen los problemas endémicos de la frontera. De esa cantidad tan solo se han destinado a Salamanca y Zamora, únicas provincias fronterizas con Portugal, poco más de la mitad, concretamente 8,5 millones de euros. El reparto, realizado por la Junta de CyL, con sede en Valladolid y gobierno bi