Ir al contenido principal

MANTENER FRÍO EL CORAZÓN


En un día gris y lluvioso, contemplar el mar, un poco alborotado en relación a días anteriores, me produce la sensación purificante que siempre he deseado. Me dedico a leer al otro lado del cristal, a leer y a escribir ahora, mientras añoro días soleados, calurosos, que pronto regresarán. Sigue lloviendo y suenan en mi viejo Grundig acordes de guitarra de Dire Straits. Bellas melodías que me trasladan siempre que las escucho a una Soria nevada de finales del 79, justo cuando me alejaba de ella por un largo periodo de año y medio para estar sometido al yugo militar surrealista y esperpéntico, aunque siempre en compañía de un mar salvaje y espontáneo. Curiosamente, he recordado la última columna de Ray Loriga (ácido y tierno a partes iguales) en el País Semanal. Buscaba el lugar más frío de la casa para mantener frío el corazón y escribir sobre el amor. Escribir sobre el amor es un tema delicado, hay que encontrarse a sí mismo para intentar plasmar perfectamente los designios del corazón, tan complejos algunas veces. Y, claro, hay que localizar ese lugar para encontrarnos a nosotros mismos. Eso me pasa ahora mismo a mí y entiendo perfectamente lo que describe Ray en su página. Escribir es un acto reflejo, instintivo, espontáneo, intuitivo, y, al margen de encontrar el momento adecuado para hacerlo hay que encontrar el lugar apropiado. Personalmente no tengo prioridades sobre la temperatura, casi siempre depende más de la necesidad de escribir. Es una especie de acto reflejo. Puede tratarse de una reflexión o de explicar lo que uno vive, lo que uno ve, lo que está pasando, lo que siente…Mi cuerpo prefiere el calor pero mi mente está acostumbrada (y creo que necesitada) a experimentar con el frío y el calor, sin importarle tanto la temperatura exterior como la interior. Ahora siento frío, un frío húmedo que es producido por la proximidad del mar, y, sin embargo, escribo de manera veloz lo que pasa por mi imaginación, sin intentar escribir correctamente sino haciéndolo de una manera artesana, sin pensar demasiado en la forma. Dentro de pocas semanas, cuando se instale definitivamente el calor y aparezcan los turistas ansiosos de sol y buen tiempo, con seguridad haré lo propio, escribir de esta misma manera, aunque con mucha menos ropa y con la necesidad imperiosa de sumergirme en ese mar que ahora contemplo compungido al no poder empaparme de él. Por suerte, ya falta menos para el buen tiempo.

Peñíscola, 15 de febrero de 2011

Comentarios

Emilia Silva ha dicho que…
Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat19@hotmail.com

besoss

Catherine
Mariluz Arregui ha dicho que…
Siempre te he dicho que me encanta tu 'escritura rápida', y esta vez lo repito de nuevo.
Un placer

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

INTERREG, LA OFENSA PARA SALAMANCA Y ZAMORA ESTÁ SERVIDA

Durante estos últimos dÍas ha tenido bastante repercusión en la prensa de Castilla y León, en especial en la de la provincia de Zamora , la gestión de los fondos europeos del programa “Interreg” por parte de   la Junta de Castilla y León. Dicho programa, “Interreg VA España-Portugal (POCTEP)”, promueve proyectos de cooperación transfronteriza con el apoyo de la Unión Europea . Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, el   reparto de los más de 16,2 millones de euros ha causado malestar en Zamora y Salamanca, especialmente entre asociaciones y expertos de la raya hispanolusa, una zona considerada "desierto demográfico" que ve como los fondos transfronterizos se escapan a territorios que no tienen los problemas endémicos de la frontera. De esa cantidad tan solo se han destinado a Salamanca y Zamora, únicas provincias fronterizas con Portugal, poco más de la mitad, concretamente 8,5 millones de euros. El reparto, realizado por la Junta de CyL, con sede en Valladolid y gobierno bi