Ir al contenido principal

BEIGE


Tengo coche nuevo y tras rodarle quince mil kilómetros, aprovechando una parada en un hipermercado, me decidí a cambiar el aceite y hacerle una revisión rutinaria en uno de esos talleres rápidos para automóviles que proliferan en ese tipo de centros comerciales. Al contestar a las preguntas del operario, que te atiende en un mostrador, para rellenar la ficha de control, una de ellas trataba el tema del color. Le contesté que beige, mi coche es beige nacarado. Me dijo que ese color no constaba en su base de datos, tenía que elegir entre marrón o blanco. Acompañando a una gran carcajada respondí que mi coche era beige, no era de otro color. Al parecer él lo entendía pero debía elegir entre blanco o marrón, colores que eran para él los más semejantes al color de mi coche.
Con una amplia sonrisa le dije que dejara esa casilla en blanco, ¿tan importante era el color? Contestó que era importante resaltarlo, ya que al mecánico que se ocupara de mi coche le resultaría de vital importancia para averiguar cual era. No daba crédito, se trataba de una conversación de necios, totalmente surrealista. Recapacité y de manera rápida, para no perder más tiempo, le dije que pusiera marrón, al fin y al cabo el beige no deja de ser marrón claro.
El tipo anotó marrón y me extendió la hoja para que confirmara todos los datos apuntados mediante mi firma. Me despedí con una pregunta, ¿cuando venga a recoger mi coche cómo sabré cuál es si hemos puesto de color marrón? Muy sencillo, me respondió, por la matricula. Sin comentarios abandoné el taller y me perdí en la vorágine de la estupidez más absoluta.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ya te echábamos en falta... Estupendo post, me he reído un montón. Es tan ridículo como real. Besos y bienvenido de nuevo.
Raquel ha dicho que…
Increíble pero pasa, sí.
Saludos
Javier Menéndez Llamazares ha dicho que…
Desternillante; supongo que el interfecto llegará a encargado, claro. ¡Con esas luces...!

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

EL DICCIONARIO DE MI ABUELA (3)

COGER EL PENDIQUE : Irse a algún sitio sin decir donde.