Ir al contenido principal

LEE FRIEDLANDER EXPONE EN BARCELONA



CaixaFórum de Barcelona reúne hasta el 24 de junio unas quinientas fotografías del artista norteamericano Lee Friedlander, que con más de 60.000 imágenes tomadas es uno de los más prolíficos de la historia de la fotografía, que también ha contribuido a cambiar con su ingenio. Friedlander, nacido hace 73 años en Aberdeen, afincado desde 1955 en Nueva York, se aficionó a la fotografíasiendo apenas un adolescente, con una pequeña máquina Leica de 35 milímetros, que no cambió hasta los años noventa por una Hasselbalad Superwide.




En esta búsqueda de metáforas visuales de difícil comprensión, pese a su aparente cotidianeidad, la mirada crítica de Friedlander ha reflejado, aun con unos propósitos estrictamente formales, la enormidad y el caos de la sociedad americana. Sus conocidas series de monumentos americanos, de calles, de flores y árboles, de escaparates o de retratos nos muestran vidas, sólo que captadas por la mirada directa y sin artificio de Friedlander nos desconciertan, acostumbrados como estamos a la masiva contemplación de imágenes a través de los medios de comunicación, que ofrecen una visión alterada de la realidad.

Como en el resto de su obra, los retratos son fotografías brutalmente directas, imágenes frías, sin concesiones a la estética y, en la tradición formalista de arte, su significado se define por el personaje en si, con pocas o ninguna referencia a su vida o la del artista, que nos distraerían de la imagen misma. En los autorretratos es donde se produce una mayor ruptura de las reglas de la fotografía, donde la función del autorretrato pierde todo sentido y donde ha desaparecido todo vestigio de narcisismo. Friedlander se presenta a si mismo como parte de la elaboración de la imagen y nos obliga a introducirnos en ella, a verla a través de su sombra o su reflejo desde un lugar privilegiado que nos hace confundirnos con él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton