Ir al contenido principal

DE MADRUGADA EN EL ÁTICO



Hoy es un gran día, he logrado vencer a JF al Mölkky ¡aunque no se crean, ha sido por la mínima! Él, gran deportista, lo ha aceptado de buen grado. No quisiera confundirme, pero creo que JF sabía que en cualquier momento podía ganarlo, también me considero buen deportista y la competición es nuestra apuesta. Luego, nos dimos un gran baño reconciliador, charlamos de los equipos bretones en la liga francesa y del Nantes que tan sólo es bretón cuando pierde al fútbol. Hablamos del cinco naciones de rugby, de los malos resultados de Francia últimamente. Cuando nos aproximábamos a la arena, me invitó a visitar su casa cuando quisiera en Burdeos, añadiendo ¡no te faltará buen vino! Buen tipo JF. Ya en la piscina, coincidimos con mi amigo Pep y decidimos preparar, esa misma noche, una fiesta en toda regla para los bordeleses.  Como yo quería ir a la actuación de “Cor de Fusta” en Mandarina, con motivo del X FESTIVAL DE JAZZ se decidió posponer la celebración un poquito más tarde de lo previsto. Entrada la noche y con unas vistas fantásticas desde el ático de Pep, por un lado la sierra de Irta estrellada, las atalayas (que yo denomino “el Belén”), y más a la derecha y al fondo, se contemplaba la silueta de “Els Ports”, que dividen Castellón de Aragón, en lo alto del Maestrazgo. Por el otro, la bahía de Peñíscola, con el castillo a la derecha, y Benicarló, Vinaroz y Alcanar,  ya metido en tierras catalanas, a la izquierda. Respiré aliviado contemplando tanta belleza acompañado de buenos amigos. (Cuando la mirada se relaja  el cuerpo y la mente también lo hacen” J. A. Barrueco). La anfitriona depositó en la mesa, una vez sentados, una especie de tarta de Santiago que hacen en Castellón y que esa misma tarde había comprado Pep en la capital de la Plana. Ya, cuando estuve viviendo en Ferrol por asuntos “militares” y en mis múltiples escapadas a Santiago de Compostela, degusté ese tipo de dulce y siempre me pareció muy seco. Sin embargo, en la zona catalana y valenciana, se rocía de orujo y cambia radicalmente, volviéndose esponjosa y borracha. Para acompañar la tarta, igual que siempre en casa de Montse y Pep, se trate de la comida que se trate, cava para beber. De repente, tras brindar todos por nuestra salud, JF sacó su guitarra y nos amenizó con una canción española con la letra salpicada por el acento francés. Más tarde, Pep, desenfundó la suya y juntos cantaron a Brel, Moustaki, Brassens, Barbara...todo un repertorio que parecía salido de aquel maravilloso e irrepetible  mayo del 68. Me sorprendieron mucho las voces. Pep, en tiempos más jóvenes era guitarra y cantante de un grupo catalán con mucho éxito en la comarca de Vic. JF me recordaba a Georges Brassens, igualmente con barba, muy alto y pelo similar, aunque un poquito más calvo JF en la parte superior. Acabamos tarde, muy tarde, y al día siguiente mi cabeza protestaba y el cuerpo no me respondía,  pero una vez bañado en el mar y tras jugar unas partidas de Mölkky ya estaba repuesto. Unas cervecitas a la sombra hicieron que recobráramos el juicio con la satisfacción de vivir momentos irrepetibles.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

INTERREG, LA OFENSA PARA SALAMANCA Y ZAMORA ESTÁ SERVIDA

Durante estos últimos dÍas ha tenido bastante repercusión en la prensa de Castilla y León, en especial en la de la provincia de Zamora , la gestión de los fondos europeos del programa “Interreg” por parte de   la Junta de Castilla y León. Dicho programa, “Interreg VA España-Portugal (POCTEP)”, promueve proyectos de cooperación transfronteriza con el apoyo de la Unión Europea . Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, el   reparto de los más de 16,2 millones de euros ha causado malestar en Zamora y Salamanca, especialmente entre asociaciones y expertos de la raya hispanolusa, una zona considerada "desierto demográfico" que ve como los fondos transfronterizos se escapan a territorios que no tienen los problemas endémicos de la frontera. De esa cantidad tan solo se han destinado a Salamanca y Zamora, únicas provincias fronterizas con Portugal, poco más de la mitad, concretamente 8,5 millones de euros. El reparto, realizado por la Junta de CyL, con sede en Valladolid y gobierno bi