domingo, 10 de enero de 2021

FILOMENA, LA CRISIS DE 2008 Y LA PANDEMIA




Teníamos ganas de que ocurriera algo distinto. Desde el inicio de la pandemia, hará pronto un año, todo han sido noticias extrañas que nos alejaban cada vez más de las posiciones avanzadas que habíamos logrado. Conocimos la crisis financiera global de 2008, que concluyó en 2014, creyendo que todos los males vendrían por ahí y ya nada podría devolvernos a esa etapa tan triste que aumentó el desempleo, la precariedad y las condiciones económicas de las clases media y baja de nuestra nación. El consumo se contrajo y las familias más desfavorecidas, con un desempleo de casi el 30% de la población activa, lo pasaron realmente mal, mientras otros, como pasa siempre en las crisis, hicieron caja a cuenta de las tragedias.  Casi todos fuimos maltratados con esa recesión, pero salimos adelante recuperando, hacia 2017, el PIB perdido durante esos años de crisis. Habíamos dejado atrás parte de los problemas y mirábamos hacia adelante con entusiasmo. Pero los problemas nunca vienen solos y, por culpa de un maldito virus, todo se vino abajo en unas condiciones tan aterradoras como trágicas.  

Filomena trajo al país nuevas experiencias, comenzó a nevar de una manera que no se había visto en los últimos años. Estuvo más de un día nevando sin parar y todo se colapsó. La cosa se puso muy fea en algunos puntos de carretera y, al igual que pasa siempre que ocurren contrariedades, la culpa la tuvo el gobierno. Seguíamos con repuntes importantes de Covid pero nos agolpábamos en las calles para disfrutar de la nieve y, anteriormente, de ese infortunio, ecológico y social, que en tiempos de pandemia suponen las decoraciones navideñas de las ciudades y los pueblos. 

Filomena se va y el Covid se queda. Esperemos que las vacunas den el resultado esperado y pronto podamos finiquitar esta segunda desgracia en lo que va de siglo. Mientras eso ocurre y, como diría Ramón Trecet, “buscad la belleza. Es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo”. Aunque, mientras existan seres especiales en este mundo (que los hay) nunca podrá ser asqueroso -esto lo añado yo-. 

No hay comentarios:

JESPER LINDELL, directo en Little Bobby (Santander)

Jesper Lindell es una de esas personas que dan ejemplo cuando todo se pone boca abajo y no queda más remedio que abrirse paso como sea. Se d...