domingo, 24 de enero de 2021

CAROLINA MARÍN, UNA NIÑA QUE TENÍA 4 AÑOS EN 1997

Foto: Llegada al Aeropuerto de Bangkok 1997
Foto: Carolina Marín tras ganar el Open Toyota. Bangkok 2021

Hoy me levanté a las 6 de la mañana para ver la final del Toyota Open 1000 de Bádminton que viene celebrándose en Bangkok. Carolina Marín juega la final contra la número uno mundial, la china de Taiwán Tai Tzu Ying. Es un partido con una audiencia mundial tan amplia como el mejor encuentro de fútbol o de básquet, sin embargo, a pesar de estar anunciado para esa hora tan madrugadora no comenzó hasta las 8,15 hora española. Nuestra televisión pública, tan conocedora de deportes mayoritarios en nuestro país, no tiene ni idea del desarrollo de las finales en el deporte olímpico de raqueta, por ello anuncia su programación cuando comienzan las finales y lo emite a una hora distinta a la anunciada. Deberían saber que a las 6 es la final de mixtos, luego las de dobles (tanto masculino como femenino) y, una vez finalizadas estas, se juegan los encuentros  individuales. Así son las cosas para los amantes del bádminton en España. No es la primera vez que me la juega la televisión española. 

Hay historias que son bonitas y que, incluso, acaban bien. Carolina Marín tiene 27 años, yo dejé el bádminton en el año 2001, después de viajar a Colombia.  Por desgracia no la conozco y, hoy por hoy, sin tener héroes a mi edad, me encantaría coincidir con Caro y decirle que es estratosférica, que jamás tendremos en España a una jugadora de su talento y, que, de alguna manera, es mi hija deportiva. Dediqué 17 años de mi vida al  bádminton cuando costaba dinero competir, desplazarse a los torneos por todo el país, organizar sin medios económicos competiciones a nivel regional y nacional, difundir un deporte en el que nadie creía... pero ahora es más fácil gracias a ti, Caro. Se agradece tanto esfuerzo, cuando, como ha sucedido hoy, pasas a la final del Toyota Open sin perder ningún set. Qué orgullo, qué satisfacción, Caro. 

Por motivos de seguridad, debido a la pandemia, el calendario se ha reducido a cinco  “Open 1000” y un máster final. Carolina, incluido el disputado hoy, ha ganado los cinco. El último en la capital de Thailandia. Es curioso, viajé a Thailandia en 1997, Caro tenía entonces 4 añitos. Estuve en Bangkok, donde ella hoy ha conseguido su último torneo, y viajé por todo el país: AyuthayaPitsanulokShukhotaiSrisatchanallLampang, Chiang Rai, Chiang Mai y Phuket. Gracias a Carolina he sacado mi álbum de fotos y lo he rememorado. Cuando estuve por allí era director técnico de la Federación de Bádminton de Castilla y León y alucinaba con la cantidad de practicantes de bádminton por todo el país, algo inaudito comparándolo con lo incipiente, entonces, del deporte en España. Y, precisamente hoy, en Bangkok, aquella niña que entonces tenía 4 años ha ganado a la número 1 del mundo. Lo que cambian las cosas en esos últimos años, todo un orgullo. 

No hay comentarios:

JESPER LINDELL, directo en Little Bobby (Santander)

Jesper Lindell es una de esas personas que dan ejemplo cuando todo se pone boca abajo y no queda más remedio que abrirse paso como sea. Se d...